La Biblioteca Virtual de Simon Bolivar Bolivar Books Online Buy books from the Librería
Un nodulo de la red dedicado al estudio de las obras filosoficas de Simon Bolivar

ANÁLISIS DE LA CARTA DE JAMAICA Y NUESTRA AMÉRICA

HENDRICK R. BARRETO SÁNCHEZ y ELI SAÚL ROJAS

BARQUISIMETO, 1996


Al analizar estos dos escritos, el primero de Simón Bolívar y el segundo de José Martí, debemos tener presentes que se encuentran ubicados historicamente en contextos diferentes. Bolívar escribió su Carta de Jamaica en 1815 momento en el cual conoce directamente el proceso de dependencia española y es por ello que se observa que es más realista y práctico, en cambio Martí utiliza la metáfora para describir lo que el ideal bolivariano había planteado y lo retoma de una excelente manera para darle un mayor valor histórico y que hoy en día aún tiene vigencia.

Bolívar y Martí opinan muchas cosas en común y no es de extrañar puesto que el primero fué considerado por el segundo come el padre del ideal americano. Entre muchas concordiancias podemos decir que Bolívar en la Carta de Jamaica nos dá a conocer de que no se deberían hacer imitaciones ni transplantaciones; para una América original quería y preconizaba una legislación original y un gobierno apropiado expresándolo de la siguiente manera: "Voy a arriesgar el resultado de mis cavilaciones sobre la suerte futura de la América; no la mejor sino la que sea más asequible." Así mismo Martí se preocupa por la conformación de una ideología americana que debe comenzar en conocerse a sí misma. Expresa que son incapaces los que desean implantar ideas importadas en naciones que tienen una conformación donde no cabe comparación; es necesario implantar un sistema que sea útil y eficaz en estas tierras americanas. Un sistema, que como lo dijo el propio Bolívar, debe ser el que provea mayor felicidad a sus habitantes y que nazca del país mismo, dejando a un lado la importación de ideas y de instituciones ya señalada. Se copiaron modelos en vez de crearlos, todo heredad de un proceso de colonización que Martí lo califica de despótico, vil y criminal. Por esto último Bolívar señala que la situación vivida en América para este entonces está caracterizada por dos rasgos fundamentales: una actitud pasiva y una existencia política nula manifestando que los pueblos se convierten en esclavos cuando el gobierno bien sea por su esencia o por sus vicios usurpa los derechos del ciudadano, y que al hacer una comparación con las monarquías absolutas y despóticas de Asia hace notar que las implantadas en América eran peor a las que aquella regía, y que para continuar describiendo la situación americana bajo el régimen español Bolívar hace una alusión concreta a las trabas de todo tipo que lograban acentuar la situación intolerable a la que seguía sometida América como resultado de una política exclusivista que aplicaba la metrópoli; para fundamentarlo señala que el único papel que jugaban los americanos en la sociedad era la de simple siervo de trabajo y cuando más el de simples consumidores que tampoco tenía excepción en cuanto a restricciones se refería llegando hasta tal punto que se monopolizaba la producción de productos de primera necesidad y como si fuera poco se colocaban obstáculos entre las provincias americanas para que de esta manera no se entendieran y más aún no lograran negociar.

Por otro lado, Martí expresa que al hablar de América se habla de hombre natural. Un hombre bueno que es por su condición de natural que ha ponido vencer a las falsas erudiciones pero que a la vez defiende a la fuerza su naturaleza y su dignidad cuana la vé amenazada. Por estos elementos que se encuentran en América deteriorados es la razón por la cual los tiranos de América han logrado el poder. Las naciones así, comprueban su incapacidad para conocer sus elementos constituyentes. Señala que aquellos pobladores de América que después de conseguir la libertad por medio de grandes hombres, a éstos que les tocó tomar las riendas de ellos países liberados no supieron descifrar el valor histórico que tenían. Un momento histórico que necesitó comprensión de que la libertad se había conseguido con el "alma de la tierra" y que a su lado tomándola como estandarte se debía gobernar. Es así como entonces sucedió lo contrario; se gobernó sin pensar en lo importante que era liderizar un pueblo con el fin de que éste pudiera interpretar y comprender los elementos que lo constituían. De aquí se debería partir para conformar un sistema de gobierno que se adapte a las verdaderas realidades de las naciones, es decir; crear. En cuanto a esto Bolívar sostiene de que los hispanoamericanos podían tener un gobierno propio siempre y cuando ese gobierno se estructurase sobre una base realista, de acuerdo a las condiciones del medio social, sin dejarse sugestionar por las bellas teorías de los visionarios que especulaban sobre las formas perfectas de gobierno sin tomar en cuenta lo que era América y su realidad humana. Él en esta carta no especifica en detalle cual debía ser ese gobierno sino que solo se limita a anunciar una fórmula general al mostrar su preferencia por un sistema equilibrado que evitara caer en los extremos opuestos de anarquías demagógicas y de tiranías monócratas.

Más adelante, José Martí expresa muy bien la que se identifica como problema en América. Las formas de organizar la nueva América (libre) no era en sí ya un problema, esto simplemente debía ser consecuencia de un cambio de espíritu, un cambio de pensamiento que llevara a conformar y a sustanciar en los pueblos su identidad nacional. Platea que el pensamiento e identidad americana está llena de influencias, pues éste se debate en una mezcla de tres dimensiones. Señala que "Eramos una visión, con el pecho de atleta ..." con la cual trata de expresar lo fuerte y sano de un pensamiento heredado por naturaleza; así como también teníamos "... las manos de petimetre ...", con la cual expresa la influecia vanidosa y delicada que ha venido con la colonización; y por último con "... la frente de niño.", expresando así la neutralidad, pasividad y por ende la involución en que ha caído tal pensamiento americanista.

La idea del indio en el americano no ha muerto; deambula en la indentidad americana pero sin dar alguna utilidad, por el contrario se replega hacia una esquina donde yace dormido. Expresa en forma puntual la discordancia que existía entre los naturalmente creado (las alpargatas en los pies y la vincha en la cabeza) y lo implantado desde afuera (charreteras y togas). Así lo ideal hubiera sido tratar de conjugar y conciliar lo naturalmente creado con lo implantado, trabajar para descastrar al indio de su estancamiento. En relación a ésto, Bolívar logra penetrar hasta los más ocultos aspectos de la identidad americana y con un notable sentido de captación realiza un diagnóstico sociológico-histórico del momento que estaba viviendo el nuevo mundo y de las contradictorias fisonomías humanas de la que no siendo indio ni europeo, participaba en una condición intermedia entre el indio y el español y consigue que estos criollos que habían nacido en América ahora se veían enfrentados a reisgo de mantenerse en el suelo donde habían nacido contra la invasión del español que buscaba mantener el coloniaje; ésto Bolívar lo observa como el caso más extraordinario y dificil que tenían que resolver los hispanoamericanos cuando tomaran la decisión de independizarse.

José Martí trata de expresar, en una forma metafórica, un pensamiento américano limitado que no vé el universo, sino que se limita a tener una visión aldeana de lo que es el orden universal. Hace un llamado para que este pensamiento despierte pero no para lamentarse, cual enfermo en cama, sino para tomar las armas que son las ideas y comenzar a luchar por salvar a América. Así lo expresa al escribir "Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra."

Bolívar ofrece en esta carta una mayor trascendencia en lo relacionado a la forma democrática y federal de gobierno que se aplicó en Venezuela cuando se decidió declarar la independencia y al realizar una comparación con lo ocurrido en Nueva Granada con el régimen feudal consideramos que con esto quizás Bolívar está planteando de que los sistemas de absoluta democracia no son convenientes en los países americanos hasta tanto no se lograran un grado de madurez política, porque los hispanoamericanos no presentaban hasta entonces sino los vicios derivados del despotismo que había sufrido durante el régimen español.

Martí señala que el orgullo de nacer en tierras americanas debe ser el más grande que pude tener hombre alguno. Así porque en estas tierras se derramó mucha sangre que desbastaron a al América y sin embargo a pesar de esta descomposición que supone se han levantado pueblos que los señala de adelantados y compactos. Señala de soberbio al hombre americano que piensa que la tierra que le dió el ser, debe ser pisado como quien lo hace en un escalón para lograr una vida facilista y que le sirva para llenarse la boca de vanalidades.

Martí también expresa que las instituciones académicas deben enseñar más las verdades históricas de nuestros pueblos que unas verdades importadas. Las primeras son indispensables para el desarrollo de América desde sus raíces y en sus verdaderas formas. No niega lo importante que es el conocimiento universal, pero para llegar a él, se debe tomar como centro y punto de partida el conocimiento de nuestras verdaderas formas. Y este principio también es aplicado, como ya hemos reflejado, en la constitución y esencia de las repúblicas americanas. No se puede concebir una libertad o una república para unos pocos porque al fin y al cabo por el resto se ira metiendo el ideal colonizador; entonces la república debe dar felicidad a todos o morirá la república. Llama a que los pueblos americanos tengan una sana crítica que los lleve a confrontarse como pueblos perteniendo una sola tierra, un solo ideal que defender, el americano. Cada sector que confroma la república puede descifrar sus propios elementos constituyentes, así se lograrán un desarrollo sustentado y real.

En la Carta de Jamaica Bolívar se duele por el hecho que Europa haya permanecido indiferente a la revolución hispanoamericana sosteniendo que las ventajas que ésta podría traer sería recíproca y no solo vé frustrada las esperanzas por parte de los europeos sino hasta de los norteamericanos que a nuestra manera de ver las cosas pensamos que existían intereses particulares de por medio y por lo tanto no les convenía prestarnos auxilio. Para afianzarnos en esta suposición nos basamos en lo que después Bolívar manifestaba: "Los Estados Unidos parecen ser destinados por la providencia a plagar de hambre y miseria a toda la América en nombre de la libertad".

Señala también Bolívar en esta carta, que América no estaba preparada para separarse de la metrópoli cuando decidió independizarse porque la falta de experiencia previa en el manejo de los asuntos públicos representaba un serio obstáculo que hizo poco acertado los ensayos de gobierno propios que se habían exhibido en ese momento, de tal manera que se llegó de una manera súbita debido a causas circunstanciales como fueron las sesiones de Bayona y la guerra decretada por el Consejo de Regencia contra las colonias sublevadas al decretar la independencia.


Escrito por Hendrick R. Barreto Sánchez y Eli Saúl Rojas. Bajo dirección de Carlos Jiménez, Universidad Centroccidental "Lisandro Alvarado." Barquisimeto, Venezuela, noviembre de 1996. Usado con permiso de los autores.

.

[Página Principal] [English Version]
[El Libertador] [Índice General] [Nuestra Misión] [La República Bolivariana] [Editor] [Librería]
© 1997, 1998 Miguel Centellas. All rights reserved.

1