CiudadSeva.com
  
Hogar electrónico del escritor Luis López Nieves

Libros ¦ El Autor ¦ Obra Literaria ¦ Otros Escritos ¦ Secciones y Enlaces ¦ Calle Seva ¦ ¿Quiénes Somos? ¦ Novedades

 

Calila y Dimna - Prólogo y vocabulario
[Libro de cuentos: Texto completo.]

Anónimo

Prólogo

La manifestación oral de la eterna tradición popular ha cristalizado, de tiempo en tiempo, en esas colecciones más o menos eruditas, que se traducen a todas las lenguas y que manejan todos los pueblos. Así nacieron las famosas recopilaciones de cuentos, que los budistas ensartaban al predicar la nueva moral religiosa para hacer más plástica y educativa su misión. Así se llegó al Panchatantra, al Mahabarata, a otros compendios del tesoro folklórico de la India; y Calila y Dimna no es sino el más extenso de todos estos libros recopilatorios, ya que los aprovecha total o parcialmente.

La complicada genealogía del Calila ha venido precisándose con lentitud y paciencia a través de un siglo entero de críticas investigaciones, inauguradas en 1816 por Sacy, editor del texto árabe.

Baste saber, como resumen de tantos desvelos, que a quien parece debérsele la reunión de las distintas fuentes sánscritas antes aludidas, es a Berzebuey, filósofo y médico del siglo VI de nuestra era, que las tradujo al pehlvi, dialecto persa reconocido como lengua oficial del imperio.

El libro se difundió extraordinariamente merced a las muchas traducciones que de él se hicieron en lenguas orientales y europeas. Para nosotros tiene una especial importancia la versión árabe que Abdalla ben Almocafa realizó a mediados del siglo VIII, pues de ella deriva la antigua versión castellana que publicamos.

En la nota final de nuestro texto se afirma también esta procedencia, aunque añadiendo que se hizo por intermedio del latín. Podríamos darle crédito, aunque sea difícil admitir esta supuesta versión intermedia, si aquella nota no fuese en todas sus partes inexacta, lo que nos lleva a declararla apócrifa, pues también atribuye la traducción a Alfonso X. No es este el único caso de atribuciones semejantes. La enorme fama alcanzada por el sabio monarca, impulsor de la poesía, de la legislación, de la historia, de las ciencias, moldeador del idioma, al que dio una flexibilidad capaz de expresar con épicos acentos los instantes más inspirados de nuestras gestas, capaz de traducir a Ovidio con elegancia y emoción, capaz de dar nuevo calor a las páginas bíblicas, esa fama bien merecida atrajo hacia él la atribución de obras anónimas, ya por el solo antojo del copista firmante del códice, ya por el más inteligente deseo de dar autoridad a las obras salidas de manos ignoradas. Pero Alfonso X no aprovecha esa traducción en su General Estoria o historia universal, redactada hacia 1270, donde da a conocer otro texto distinto del capítulo I del Calila, y de existir aquella sin ningún género de duda la hubiera aprovechado, sin tener que recurrir a otra nueva. Quizá por esta misma razón haya que rectificar también la fecha de 1251 que da la nota final que discutimos, y adelantarla en unos treinta años más.

Claro es que en la complicada transmisión de la obra fue ésta modificándose con adiciones, amplificaciones y retoques. Aparte de la transformación de detalles, alterando y suprimiendo todo aquello que podía chocar a hombres de otras latitudes para ir acomodando el libro a las distintas civilizaciones, los traductores, aunque no todos ni con mucha frecuencia, superpusieron algo propio. Y así el libro, que comenzó por estar constituido por doce capítulos, llega en la versión castellana a tener diez y ocho.

El título proviene de los nombres dados a los protagonistas -dos lobos cervales- de una larga historia de infidelidad y ambición, comprendida en nuestros capítulos III y IV. Las demás narraciones no se relacionan con esta primera, y sólo sustentan la unidad de ser, como ella, rimeros de fábulas y consejos. Este título, al parecer, tiene tan larga vida como el libro mismo.

La ficticia unidad hállase asegurada por las palabras que Berzebuey y los sucesivos interpoladores han puesto en boca de un rey que inquiere y da a su interlocutor, el filósofo, como pie forzado, el tema del apólogo siguiente, que éste desarrolla desprendiendo los consejos propios para el rey. Del nombre siriaco de este filósofo, Bidwag, nació el de Bidbai, Pilpai o Bidpai, al que se le supuso escritor indio.

Ya dentro de aquella fábula principal, los personajes mismos relatan nuevos cuentos; poco a poco se pierde el hilo de la primitiva historia, hasta que un personaje lo recoge para volver a dar vida a otras nuevas moralizaciones. Esta concatenación produce alguna fatiga, y no es ni lo más claro ni lo más apropiado a nuestro sistematizado modelo de una narración única; pero el procedimiento ha sido eterno, y aunque nunca llegó a los extremos de los fabulistas indios, ha producido, sin remontarnos mucho en nuestro recuerdo, la interpolación dentro del Quijote, de novelas tan deliciosas como la del cautivo capitán o la del Curioso impertinente.

Los protagonistas de todos estos cuentos son animales, pues las personas -rey, filósofo, brachmanes- tienen un carácter secundario, y si alguna fábula está sólo representada por personajes humanos, es -con las excepciones consiguientes- porque procede de las interpolaciones sucesivas, y más generalmente del traductor árabe, como se puede comprobar con todos los cuentos comprendidos en nuestro capítulo IV, que fue añadido para éste. Las fábulas indias no hacen, pues, sino dar la pauta, que ha de ser seguida con religiosa aquiescencia por todos los fabulistas, hasta llegar a un La Fontaine o un Iriarte.

He aquí, pues, en vuestras manos un libro de fama antiquísima y universal, un libro cuyo esencial valor reside en presentarnos recubierta de la pátina literaria la tradición inagotable del pueblo. Cada uno de estos apólogos ha recorrido el mundo por extraños caminos y ha surgido aquí y allá como flor imperecedera. Muchos no tendrán novedad alguna para un lector moderno; en mil libros, en boca de los maravillosos narradores rústicos que aún quedan, surgen con la viva espontaneidad de la fuente siempre rumorosa. Y así reconoceréis, aunque sea otro el protagonista, la fábula de "La lechera" en el cuento de "El religioso que vertió la miel y la manteca sobre su cabeza". Lo exótico de estos apólogos y su mismo recargamiento de máximas y moralizaciones no empaña en nada lo popular de ellos; se cuentan casi todos con gracia y ligereza, y no hay que enojarse porque la uniforme repetición de la fórmula para intercalar los cuentos dé cierta pesadez a la lectura. A un lector moderno y presuroso no se le podrá pedir que lea este libro de seguido; por ello he procurado singularizar cada cuento, escondido en los largos relatos, a fin de facilitar su lectura aislada.

Bien definida está la moralidad relativa del libro por Gastón Paris, el admirado erudito francés que estudió en la Histoire Littéraire de la France (París, 1906, tomo XXXIII) con su certero criterio las versiones del Calila, a propósito de una de Raimond de Béziers -del siglo XIV- hecha sobre la castellana. "Sus enseñanzas -dice- son poco elevadas y bastante vanas; se refieren, casi en su totalidad, a estos preceptos: hay que ser prudentes, ceder a la fuerza, saber aprovechar las ocasiones, y ante todo y sobre todo, hay que desconfiar de todo y de todos. Reconozcamos, sin embargo, que la honestidad se recomienda frecuentemente y señalemos un rasgo simpático que reaparece a través de toda la colección, y que es tan propio del carácter indio: la preciada amistad".

Y otro crítico francés, Derenbourg, el editor de una versión latina del Calila, escribe que "las ideas religiosas profesadas en nuestro libro han permanecido -a través de las distintas nacionalidades y de religiones diferentes porque ha pasado- sin ningún cambio notable. Dios es uno y todopoderoso, recompensa el bien y castiga el mal; la retribución está reservada ciertamente a un mundo futuro; el hombre no sabrá evitar las decisiones del destino, y debe, sin embargo, conducirse como si fuera libre. La contradicción entre la presciencia de Dios y el libre albedrío está planteada en el Calila y tan imperfectamente resuelta como en toda la teología medieval. Al lado de esta uniformidad, poco importa que se hable por acaso de un religioso o de un confesor, que se cite un versículo del Nuevo Testamento o que se añada un cuento cuyo asunto sea el descanso dominical".

La Edad Media vio en este libro una colección de consejos saludables para su rey y para su pueblo, y no vaciló en traducirlo y asimilarlo a la literatura más afortunada del tiempo, la de consejos y castigos. El conde Lucanor, del infante don Juan Manuel; los Castigos y Documentos, atribuídos a Sancho IV; el Libro de los gatos, o de los cuentos; el Libro de ejemplos por a. b. c. y otros muchos, entre ellos el De los engaños e los asayamientos de las mugeres y también el del Arcipreste de Hita, son muestras variadas y eminentes de la predilección medieval por esta literatura moralizadora, y aún encontraríamos en estos libros y en mayor o menor cantidad el recuerdo directo o vago de los cuentos del Calila y Dimna.

Esta edición se ha hecho sobre las dos anteriores del erudito americano Allen (Macon, 1906) y del académico Alemany (Madrid, 1915). El primero copió exactamente los dos manuscritos conservados en El Escorial (ms. A = h. III. 9 y ms. B = x. III. 4); el segundo avaloró su nueva edición con el cotejo del texto árabe y decidió las divergencias de los dos manuscritos casi siempre a favor del más extenso, B. Hay otra edición anterior, de Gayangos (Madrid, 1860), que ha sido anulada por estas dos. Procuro en esta mía dar un texto único, combinando las lecturas de ambos manuscritos, pero decidiéndome a no alterar el texto de A que me sirve de base, sino cuando el sentido quede incompleto o esté manifiestamente estropeado por el copista. No me aventuro por mi cuenta a hacer sino las correcciones más evidentes, pues todas las restantes están fundadas en las ediciones anteriores. Los eruditos harán bien en seguir consultando las citadas ediciones, y en ésta encontrarán un texto modernizado en la ortografía, y en el que se destacan unos de otros los diversos cuentos de la colección, a fin de dar facilidad al público a que se dirige esta Biblioteca y para el que también damos un sencillo vocabulario.

Antonio G. Solalinde

Vocabulario

Abarzar: abrazar.
Aborrido: aborrecido.
Abnue: chacal.
Abusión: injusticia.
Acaer: acaecer.
Acedado: agriado, de mal humor.
Acostarse: apoyarse, acercarse.
Acucia: diligencia, prisa.
Adobar: componer.
Afacimiento: amistad.
Afeitar: preparar, persuadir.
Afeuciarse: confiarse.
Afiar: dar en fianza.
Afitar, como afeitar: componer, arreglar.
Agro: agreste.
Aguazal: terreno salino.
Aguciar: acuciar, animar.
Agucioso: acucioso, diligente.
Ál: (Passim) otra cosa.
Albarhamin (tiene distintas formas): bracmanes.
Albarraz: especie de lepra.
Albedriarse: arbitrarse, reflexionar.
Alcalld: alcalde, juez.
Aleve: mala acción, malo.
Algo: hacienda.
Alhageme: alfajeme, barbero.
Alholla: tela de púrpura.
Alimania: alimaña.
Alueñe: véase lueñe.
Amortar: amortecer.
Amparar: defender.
Anviso: véase enviso.
Anxahar: lobo cerval.
Apesgar: como pesgar, pesar.
Aponer: atribuir, imputar.
Apos: comparado con.
Armadija: trampa, cepo.
Arrufarse: encolerizarse.
Asmamiento: pensamiento.
Asmar: considerar, pensar.
Asoras: súbitamente.
Astrugo: véase malastrugo.
Atalaya: hombre que observa.
Aterrado: perdido, acabado.
Atoleólo: quizás errata por "atollólo" de atoller, coger.
Atriaca: contraveneno, antídoto.
Aturar: perdurar, permanecer.
Aventar: abanicar.
Aviltar: afrentar.
Axara: véase anxahar.
Azomar: ajustar el precio de una mercancía.
Azorero: el que cuida de los azores.
Baratar: proceder, hacer.
Beudez: borrachera.
Beudo: beodo.
Bosa: bolsa.
Broznamente: duramente.
Broznedat: rudeza.
Bujeta: cajita de madera.
Ca: (passim), pues.
Cabo, en su cabo: solo, retirado.
Camiar: cambiar.
Carona: calor de la carne.
Caronal: carnal.
Carpirse: arrancarse los cabellos, maltratarse.
Castigar: aconsejar.
Castigo: consejo.
Catar hora: buscar el momento.
Celado: oculto.
Cólora: cólera, bilis.
Combrá: futuro de comer, página.
Compaño: compañero.
Compañones: testículos.
Compreso: preso juntamente con otro.
Concejeramente: públicamente.
Condesijo: escondrijo.
Conducho: comida, manjar.
Confasión: confección, medicina.
Conlivio: medicamento.
Conortar: consolar, aliviar.
Conorte: consuelo, alivio.
Connusco: con nosotros.
Contendor: contendedor.
Convolver: revolver.
Convusco: con vos.
Corto: cortado.
Costribar: estreñir.
Cras: mañana.
Cuestas: costillas.
Cuestión: pregunta.
Curador: el que cura o cuida de algo.
Dagastonar: engastar.
Dar: decir, declarar.
Decorar: recitar.
Defender: prohibir.
Delibre: astuto, inteligente.
Derrundiado: derrumbado.
Desfiuzarse: desesperarse.
Desfuciado: desconfiado.
Desmanar: apartar, evitar.
Despender: gastar.
De vagar: despacio, concienzudamente, Dioso: viejo, de días.
Diudo: enamorado, deudo, Diuso: de yuso, de bajo.
Dolar: doblar.
Donario: gracia, donaire.
Dubdar: sospechar.
Ducir: conducir.
Eguado: igualado.
Enartar: engañar.
Encelar: ocultar.
Encimar: acabar, llevar a buen fin.
Enfestar: levantarse, erguirse.
Enfiesto: erguido, levantado.
Enfingir: ilusionarse.
Engeño: ingenio.
Enridar: enrizar, azuzar.
Enrisar: enrizar, azuzar.
Enviso: avisado, listo.
Eriazo: erial, tierra sin labrar.
Escapar (léase espaciar): explicar, calmar.
Escodruño: escudriño.
Escorrecho: fuerte, vigoroso.
Escosa: seca, árida.
Escucha: centinela.
Esculca: espía.
Espendido, acaso espandido: desparramado.
Estorcer: librarse.
Estroído: destruído.
Estultar: tratar de tonto a alguien.
Faldrido: letrado.
Faldrimiento: habilidad.
Faza: hacia.
Fedroso: hediondo.
Femencia: esfuerzo.
Femenciar: esforzar.
Femencioso: esforzado.
Festinar: apresurar.
Feuciarse: confiarse.
Figo (mal del): tumores alrededor del ano.
Fucia: confianza.
Fueras: excepto.
Fuste: palo.
Gamonal: tierra en que se da la planta llamada gamón.
Ge, gelo, -a: (passim) se, selo, a.
Gigonza (léase girgonza): una clase de piedras preciosas.
Golosía: glotonería, ambición.
Guarescer: curar.
Guarir: curar.
Guisar: arreglar.
Gulpeja: vulpeja, zorra.
Haber: riquezas.
Hermar: abandonar.
Homecillo: odio, aversión.
Homiciado: enemistado.
Homiciero: intrigante.
Hora: véase catar hora.
Huyar: llegar a, adelantarse a.
Jarín: jara.
Jarope: jarabe.
Lacerio: molestia.
Laido: feo, reprobable.
Lazdrado: desdichado.
Ledo: contento, alegre.
Librar: sentenciar.
Liento: húmedo.
Lijoso: inmundo.
Lóbregas: bodega.
Luciérnega: luciérnaga, gusano de luz.
Lueñe, llueñe y alueñe: lejos.
Malastrugo: desgraciado.
Malvestad: maldad.
Manga: trompa.
Mantillo: membrana en que está envuelto el feto.
Marrido: apenado, afligido.
Maslo: macho.
Menazón: diarrea, disentería.
Menge: médico.
Mermidones: como Albarhamin, bracmanes.
Mestura: intriga.
Mesturero: cizañero, enredador.
Mezcla: intriga.
Mezclado: indispuesto, intrigado.
Mundificar: limpiar, purificar.
Mur: ratón.
Nadi: nada.
Nocir, nucir: dañar.
Orebs, orebce: orífice, el que trabaja el oro.
Pagarse: estar satisfecho.
Paladinas, en paladinas: públicamente.
Parias: tributo.
Pavón: pavo real.
Pecachado: agachado, acobardado.
Pechar: pagar una deuda.
Pella: pelota.
Pensar: dar pienso, cuidar.
Pesgar: pesar, agobiar.
Pesquerir: buscar.
Pieza: cantidad.
Plado: prado.
Plego: juntura.
Poridat: secreto.
Porná: futuro de poner.
Postema: angina.
Preses: preces, oraciones.
Priado: presto, prontamente.
Profazar: hablar mal, reprender.
Punar: pugnar.
Quedar: aquietar, reposar.
Rabinoso: rabioso.
Rafez: vil, despreciable, barato.
Rebtar: reprender.
Rebto: culpa.
Recabdo: razón.
Recender: exhalar el perfume.
Recudir: replicar, responder.
Refertar: contradecir.
Refez: véase rafez.
Registir: resistir.
Relentescer: humedecerse.
Relieve: restos de comida.
Remasera: nombre de una medicina desconocida.
Repentencia: arrepentimiento.
Repostero: guardador del tesoro.
Respuesto: tesoro.
Salterio: instrumento musical de cuerdas.
Salvar: besar, saludar.
Sartas: se refiere a sartas de perlas.
Saulan: palabra mágica sin significación.
Seían: imperfecto del verbo ser.
Sei, sey: imperativo de ser.
Señero: solo.
Seta: secta.
Sínsamo: sésamo.
Sirgo: seda.
Sísamo: sésamo.
Sobejano: excesivo.
Sobrevienta: sobresalto.
Sol: con solo, solamente.
Sollar: soplar.
Sollón: resollante.
Soseido: sujeto, sometido.
Sospirón: respiradero.
Supitaño: repentino.
Tartalear: removerse inquietamente.
Terrería: astucia.
Terrero: astuto.
Tésico: tósigo, veneno.
Tittuy: gaviota.
Toller: quitar.
Tremedal: paraje cenagoso que retiembla al menor movimiento.
Triaca: véase atriaca.
Trobejar: trebejar, jugar.
Tuerto: a tuerto, injustamente.
Turar: perdurar.
Vagar: véase de vagar.
Vegambre: véase vigambre.
Venar: cazar.
Veridad: verdad.
Vestíblo: animal en general.
Vidigambre, vigambre: veneno.
Vito: alimento.
Vuelto: enemistado.
Y: allí, en esto.
Zanecer: alegrarse, divertirse.
Zoco: plaza, mercado.

Introducción
Volver a Calila y Dimna

El silencio de Galileo

  • Genial. Universidad de Georgetown, Estados Unidos
  • Pone patas arriba las concepciones actuales. Punto de Libro, España
  • Fascinante. El Comercio, Ecuador
  • Sobresaltante. El Nacional, República Dominicana
  • Arrincona la verdad. Prensa, Panamá
  • Fascinante. El Nuevo Día, Puerto Rico
  • Narración ágil que atrapa. Veintitrés, Argentina

 

Adquiera la novela de
Luis López Nieves

Sobre Luis López Nieves Escríbanos Libro de Visitas Suscripciones Literarias

Reciba gratis un cuento clásico o un poema clásico semanal por correo electrónico