19 marzo 2007

¡El Género Negro ha muerto?

"El Género Negro ha muerto"

Esta contundente frase que sirve de titular a este artículo-ensayo (los signos "¡" y "?" están escritos de ese modo a propósito) fué una de las que pronuncié el pasado jueves durante la Mesa de Novela Negra de Autores Aragoneses que se celebró en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés del Pº Independencia de Zaragoza, con la presencia del José H. Polo, Ricardo Vázquez-Prada, Javier Aguirre y del que suscribe, Raúl Tristán, así como la moderación magistral de Juan Bolea, que lo menciona en su columna de "El Periódico de Aragón".






El Acto fué organizado por Luis Ángel Blasco, editor de UnaLuna Ediciones, que pretende de este modo revitalizar un género que se hallaba en horas bajas en nuestra comunidad.

Para ello ha creado la colección "Serie Negra", de la que ya forman parte numerosos títulos, cuatro de ellos editados en tapa dura y con unas portadas impresionantes (Los crímenes masónicos de Jack el Destripador de Eladio Romero; Maurice: sinfonía de un ejecutor, de Ricardo Vázquez-Prada;Tirana memoria, de Javier Aguirre y El crimen de Nochebuena, de Raúl Tristán). En definitiva, una apuesta magnífica de Luis Ángel, que hay que agradecerle.

Dicho esto, quiero pasar a explicar la frase de marras, que tanto revuelo (como por otra parte pretendía lograr al decirla) levantó entre los ponentes.

¿Qué es el Género Negro? Nadie lo puede definir con certeza. Los especialistas, críticos, lectores, no se ponen de acuerdo en algo tan esencial como lo es la definición de una categoría .

En la línea de lo que Javier Aguirre dice, yo soy de los que opinan que las etiquetas o clasificaciones de la novela en géneros es algo que hoy por hoy carece, en cierto modo, de sentido. Casi todas las novelas mezclan en sus argumentos los caracteres que pueden considerarse definitorios de un género u otro. Tomando como ejemplo lo que ha dado en llamarse "novela histórica", podemos afirmar que ésta parte de hechos históricos para construir su entramado de palabras, pero ¿acaso no juega con la intriga, el amor, el erotismo, la preocupación social, etc...? Todo depende de la novela y del autor, pero no pueden establecerse categorías herméticas, cerradas, inamovibles. La novela histórica, a la que yo prefiero llamar "ficción histórica", para dejar claro al lector que como novela, su basamento principal es la ficción, la imaginación fértil del autor, aunque tome prestados elementos de la Historia para que constituyan algunos de sus pilares o vigas maestras, y que por lo tanto no es Historia imbrica sus mimbres, como ya hemos dicho, con una cierta dosis de intriga, de amor, de psicología, de... Lo mismo puede ocurrir con otros de los llamados "géneros".

En el caso del llamado "Género Negro", el asunto resulta complicado, pues no hay un quorum en la comunidad que determine qué es y qué no es "género negro".

Los puristas, que dicen tenerlo muy claro, establecen una serie de puntos que consideran debe tratar toda novela que desée figurar en losanales del "género negro".

Así, nos encontramos con la novela ambientada en la urbe gris y violenta; violenta como los personajes, unos protagonistas machistas, duros, que hacen del puño y del arma su ley, con policías o detectives o criminales despiadados, desencantados del mundo que les ha tocado vivir, alcohólicos, fracasados... o la femme fatale, la mata- hari de rigor, la bella que enamora y encandila al protagonista mientras se acuesta con el capo de turno... Yo creo que la imagen que todos tenemos del "género negro" es el de las novelas de Hammet y Chandler, las películas en ByN, con un tremendo Bogart, ambientes sórdidos, oscuros, donde las alcantarillas dejan escapar sus vapores con displicencia, donde las gabardinas esconden naranjeras o cuchillos, los sombreros ocultan rostros o el humo del cigarrillo asciende pausado como sinónimo de muerte, Ley Seca, la América de los capos, de las bandas y de las mafias...

Pero mira por dónde, resulta que se dice que el género nació en el siglo XIX, de la mano de E. A. Poe, y sus relatos (El asesinato de Marie Roget, Los crímenes de la Rue Morgue, La carta robada,...) con un protagonista esencial Auguste Dupin, cuya vida y milagros estaban inspirados en el célebre Vidocq, criminal reconvertido a policía, precursor de las modernas técnicas de investigación policial. En esos relatos, el protagonista no es un detective, ni un policía y, sin embargo, ese constituye el nacimiento de la novela-problema, que luego trabajarían tan magistralmente A. Conan Doyle a través de su mítico Sherlock Holmes (ya un detective) o Agatha Christie con su detective belga Hercule Poirot, o la viejecita sabia Miss Marple; o Georges Simenon, con su peculiar comisario Maigret (por cierto, tengan cuidado, pues leer a Simenon en algunas traducciones es peor que no leerlo, hay que elegir una buena, o leerlo directamente en su idioma original).

Novela-problema que nada tiene que ver con la novela negra tradicional, ni con la novela de espías, ni con la novela de terror / thriller, o con la forensic o la de serial killer, el pulp, .... ¿o sí? Acaso son todos estos "modos" de un mismo género, género al que podría definirse como "negro" abarcando entonces todas las formas de expresión de la novela que tiene como protagonista aun detective, a un policía, a una asesino, un crimen, un no-crimen, un problema delictivo, la preocupación social...

Hoy, nos encontramos incluso con novela negra sin crimen, como "El corazón de Voltaire", de Luis López Nieves...


Ricardo Vázquez Prada me replicaba que en Francia, Vargas es una autora exitosísima de género negro actual... pero tanto él como yo sabemos que en Francia no se lleva la expresión "género negro" sino "polar" e incluso, "neo-polar"...
El resultado de toda esta reflexión, que en la mesa yo planteé únicamente con el fin de dar algo de vidilla a la charla, con el fin de que reflexionáramos todos un poquito más allá de los términos, es que a mi, me han gustado, y me gustan, todo este tipo de novelas, y que la expresión clasificatoria "GÉNERO NEGRO" me parece magnífica para incluirlas o abarcarlas a todas ellas, pues atrae la atención del público lector, llama, "pega", es publicitaria, marketiniana...

Así que, señoras y señores: ¡VIVA EL GÉNERO NEGRO!

Mi perfil Profesional en eConozco

Mi perfil Profesional en eConozco

 

 

    Regresar a Ciudad Seva