El corazón de Voltaire
Escríbanos
Tertulias
Luis López Nieves. El corazón de Voltaire. Bogotá: Grupo Editorial Norma, 2005. 228 págs.

El corazón de Voltaire : en el corazón de un escritor

Los buenos escritores son aquellos que  conservan la eficiencia del lenguaje.
Es decir, lo mantienen preciso, lo mantienen claro.

Ezra Loomis Pound 

      
No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas, sino  por la forma en que se digan.
Jean Paul Sartre


El escritor Luis López Nieves, tal como un demiurgo, un Cronos dotado del poder de desplazarnos en el túnel de dos tiempos trascendentales en la historia de la humanidad; el siglo XVIII de la Ilustración y el siglo XXI de los grandes descubrimientos científicos como el genoma humano (referencia a la que acudirá el escritor en la configuración del personaje Roland de Luziers) nos otorga el laberinto maravilloso de la intriga en
El corazón de Voltaire.

La oración introductoria de la novela, implícita en un correo electrónico, fechado en junio del 2002 y enviado por el Primer Secretario al Viceministro de Cultura: “Espero que su 14 de julio haya sido menos desastroso que el nuestro”; esencialmente, ese adjetivo que califica el momento, revela a modo elucidario, una grieta en el ánimo del pueblo francés vinculado al aniversario de la resurrección francesa. Como el extraordinario escritor por vocación y apasionado de la historia, no cabe duda que el doctor López Nieves escogiera precisamente el año 2002, para situar la diégesis narrativa de la novela, por haber sido un periodo político crucial en Francia. Para este año, justo en abril, tres meses antes de las epifanías del 14 de julio, se vivía el desencanto político de un pueblo que se cuestionaba el sistema a través de las urnas; por el ascenso de Chirac, un candidato de la derecha a la presidencia, y por otro lado, la inesperada aparición en la segunda vuelta de Le Pen, candidato ultraderechista. Se extendió una gran conmoción entre la opinión pública, y más de un millón de personas tomaron parte en marchas callejeras para expresar su oposición a las ideas de Le Pen. Uno de los lemas de estos manifestantes era: "Avergonzado de ser francés", en alusión al eslogan de campaña del Frente Nacional: "Orgulloso de ser francés". Si se toma en cuenta estos eventos reales en el contexto histórico del relato, el ánimo de los franceses y por ende, su espíritu patriótico, no podría atravesar el peor de los momentos, si el aniversario de la Revolución Francesa deja de cobrar sentido ante  la derrota del Frente Nacional. 

Retomando el relato en la novela, se abre la caja de Pandora, cuando el presidente de Brasil pregunta en la mesa de comensales “si el Gobierno Francés tenía la esperanza de encontrar los restos de Voltaire algún día” La observación ingenua de un extranjero, muestra con refinado sarcasmo la incertidumbre de una embajadora francesa, sus secretarios y asesores ante el hecho de no saber el destino exacto de los restos de  François Marie Arouet, Voltaire, el estandarte de la Ilustración, del pensamiento francés y gestor ideológico de la Revolución  Francesa (justo el evento que celebraban los distinguidos comensales). La Embajadora dará la orden de investigar el paradero de los restos ¿por vergüenza o por genuino compromiso? Tal vez ambas, infiera el lector@. Una propuesta interpretativa, es que la investigación busca autenticar el corazón de Voltaire, el filósofo francés más importante,  porque simboliza de alguna manera, la búsqueda de la identidad francesa a través de la figura más emblemática de la nación. El corazón es legítimo en la medida que el pueblo recupere su orgullo nacional, mitigado ante el triunfo de un gobierno ultra conservador,  semejante al absolutismo monárquico del siglo XVIII que detractaba Voltaire. 

A partir de las preguntas ¿Será el corazón de Voltaire? ¿Dónde está enterrado su cadáver? y otras interesantes interrogantes que surgirán en la marcha del relato, el autor va sembrando el germen de la  intriga, que irá in crescendo, en la medida que se concatenan los descubrimientos, las pistas, las conjeturas de los involucrados, los oscuros inconvenientes burocráticos. Un dinámico intercambio epistolar mediante correo electrónico, nos mantiene al tanto del curso que toman las investigaciones. La investigación conduce al descubrimiento de que el filósofo tuvo un doble con el que intercambió su identidad hasta la muerte, el descubrimiento del cadáver del filósofo prodigiosamente conservado y un diario comprometedor que esclarece muchos misterios  provocará nuevas interrogantes sobre Voltaire y el cuestionamiento de la legitimidad de su obra.

Es de esperar que el gobierno de Francia ordene el retiro de toda la evidencia y le prohíba a todos los involucrados la mención de los hechos lo cual sería desastroso en el imaginario histórico de la nación. El gobierno acepta que se remueva el corazón falso del doble y se coloque  el corazón verdadero en la Biblioteca Nacional. Una solución brillante que salvaguardaría la imagen de Voltaire y de la nación francesa (y que además, volviendo al contexto histórico avivaría el desilusionado espíritu patriótico del pueblo.)

          El corazón de Voltaire nos ofrece además de la intriga, un desenlace magistral que coloca al escritor López Nieves a la altura de los grandes maestros de la intriga y el desenlace con la tradición de la novela policíaca, como son Gastón Leroux, George Simenon, entre otros y hace de esta novela, una altamente recomendada  para los que somos amantes de la literatura negra brillante. Enhorabuena Maestro.
                                                                                             
Maribel R. Ortiz